Accés al contingut Accés al menú de la secció
 

Normas


Normas en el parque natural marino

En el parque natural marino

El archipiélago de las Medes está formado por siete islotes y diversos escollos. El mar que los rodea constituye un lugar de extraordinario valor biológico tanto por la diversidad como por la densidad de especies que allí se encuentran. La peculiar morfología del fondo y la existencia de numerosos túneles y cuevas incrementan el atractivo de este espacio protegido.

Desde los fondos coralígenos, donde destacan el coral rojo y los abanicos de mar, hasta las praderas de posidonia, la variedad de seres vivos es enorme: esponjas, erizos, estrellas de mar, pulpos, langostas, etc. De los peces, debe destacarse la presencia, entre otros, de doradas, sargos, corvinas, salemas, congrios y, especialmente, meros con ejemplares de dimensiones considerables.

Las costas del Montgrí también presentan unos valores excepcionales. Los acantilados, arrecifes y pequeñas bahías son hábitat de muchas de estas especies y comunidades tanto bentónicas (fijas en el substrato) como pelágicas (móviles). Ello les mereció la declaración de Parque Natural también para la zona marina.

 

Pesca recreativa en el Parque

Pesca recreativa en el Parque
 
 

Normas en el parque natural terrestre

En el parque natural terrestre

Las playas naturales son un valor a preservar. El Parque Natural incluye 6 km de playas naturales que aún conservan su funcionalidad y constituyen una de las pocas excepciones de la costa catalana.

Las playas y las dunas forman parte de un mismo sistema. Las dunas acumulan una reserva natural de arena y hacen una importante función de defensa de costa.

¡Para mantener las playas, debemos conservar las dunas!

 
Fecha de actualización: 14.06.2016