Accés al contingut Accés al menú de la secció
Parques de Cataluña  > El viernes 6 de julio se hizo ...
 
Martes, 10 de julio de 2018

El viernes 6 de julio se hizo la presentación de la adquisición pública de la finca correspondiente al cráter del volcán de Santa Margarida, uno de los espacios más emblemáticos del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa

La Diputación de Girona ha ejecutado la compra, la Generalitat, a través del Departamento de Territorio y Sostenibilidad ha subvencionado la mitad del importe y el Parque Natural será quien lo gestionará


Compra_StaMargarida_250
Imagen de la visita del consejero de Territorio y Sostenibilidad, Hble. Sr. Damià Calvet, al volcán Santa Margarita, con motivo de la adquisición pública del cráter. Imagen: @emilibassols (CDPNGarrotxa)

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Hble. Sr. Damià Calvet visitó el Parque el pasado viernes 6 y presidió junto con el presidente de la Diputación de Girona, Sr. Pere Vila, el acto en el que se explicaron los detalles de la adquisición del cráter del Santa Margarida con la que se garantiza su plena conservación y un uso a disposición de toda la ciudadanía.

La finca adquirida de unas 12 hectáreas de superficie, ha pasado a ser de titularidad pública, añadiéndose a una de adyacente, de 17 hectáreas, que ya era de la Generalitat. En total, 29 hectáreas del volcán, contando el cráter y la finca El Roure, situada en el lado sur del cono, son públicas, 33 si se tienen en cuenta los caminos del Ayuntamiento de Santa Pau y, por tanto, representan el 19,4% de la reserva natural del volcán -de 170 hectáreas y 16 propietarios-. Con la compra queda garantizada la gestión pública de los tres polos de atracción del Parque Natural: Santa Margarida, el Croscat y la Fageda d'en Jordà.

En Santa Margarida, el Parque Natural se plantea, a corto plazo, iniciar las tareas de corrección de la erosión del terreno en los caminos de acceso al cono y ordenar los accesos. También hará un desbroce de la vegetación para recuperar los prados de pasto y preservar la distribución tradicional de usos que da lugar a la fisonomía característica del volcán. En cuanto a la casa de la finca, se hará un mantenimiento y se ejecutarán las reparaciones más urgentes, aunque en un futuro se plantea situar un mirador o punto de observación del cráter. La ermita de Santa Margarida, del siglo XI, continuará en manos del Obispado de Girona.

El proceso de adquisición de esta finca se inició en 2014 cuando los antiguos propietarios manifestaron la intención de vender la finca, pero con la voluntad de hacerlo a la Administración en primera instancia, conscientes de su valor y singularidad. Atendiendo al ámbito de la reserva natural, a su necesidad de conservación y la excepcionalidad del elemento, de alto interés paisajístico, dentro de la zona volcánica, la Generalitat y la Diputación han estado de acuerdo en la importancia de colaborar para que finalmente la finca sea propiedad pública.